X

Latest News

¿Podemos evitar el contagio de piojos durante el ciclo escolar?

Responder a esta pregunta de forma rápida implicaría simplificar acciones, y por ende cometer un error, ya que no existe un método ciento por ciento efectivo para que esto no suceda. Sin embargo, si hay acciones específicas que nos permiten reducir las probabilidades.

Imagen relacionada

 

El comienzo del ciclo escolar es el momento perfecto para que se produzca una plaga de piojos, y solo si se reconoce a tiempo y se trata adecuadamente, se puede evitar el avance desmedido de estos parásitos.

A continuación vamos a desarrollar algunos puntos que nos pueden ayudar a evitarlo, pero, si aún así, no logramos tener éxito, veremos de qué forma tenemos que proceder.

Formas de reducir el contagio de piojos

1- Pelo corto o recogido.
Los piojos y liendres tienen preferencia por las partes cálidas del cuero cabelludo, como detrás de las orejas y la nuca. Al llevar el cabello corto o recogido, logramos que se produzca una mayor oxigenación del cuero cabelludo, lo que reduce su temperatura, y por lo tanto, la proliferación de estos.

2 – Lociones preventivas y PH.
En el mercado farmacéutico existen productos que ayudan a prevenir el contagio. Anteriormente se recomendaba usar vinagre o zumo de limón, ya que ambos modifican el PH de la piel, volviéndolo altamente hostil para la reproducción de estos parásitos. Dado las incomodidades y los olores desagradables de estos dos productos, es que se pueden reemplazar con lociones, aunque es muy, muy importante, estar seguro de no confundir lociones preventivas con otras que son para cuando ya se produjo el contagio, ya que podemos generar que los pijos se vuelvan resistentes a los tratamientos.

3 – Higiene personal y del hogar.
Siempre que nos encontremos en el camino de prevenir infecciones, enfermedades y plagas, llegaremos al punto donde debemos hablar del higiene.

Siempre es necesario mantener la casa debidamente ordenada, y desinfectada. No solo por los piojos, sino por todas las enfermedades y pestes que podemos evitar. En este sentido, respecto de los piojos, es bueno hacer especial énfasis en profundizar la limpieza frecuente de la ropa, mantas, sábanas y toallas que usan los pequeños durante las primeras semanas de clases.

El comienzo de las clases suele ser el momento donde se manifiesta esta plaga, y donde se producen la mayor cantidad de contagios, por ende, redoblar los esfuerzo puede ahorrarnos varios dolores de cabeza.

4 – Revisión y tratamiento.
Al igual que con el higiene, durante las primeras semanas del colegio necesitamos hacer un control diario de la cabeza de nuestros hijos, para descartar la presencia de piojos y liendres.

Esto es sumamente útil, ya que detectarlo de forma prematura evita la reproducción de estos parásitos. Y no descuidemos que estos son altamente adaptables a los químicos, con lo que, si no tenemos el suficiente cuidado, y no realizamos un tratamiento profundo, los huevos que queden serán mucho más complejos de eliminar.

Superadas las instancias de prevención, si detectamos la presencia de piojos y liendres en nuestros hijos, debemos avisar al colegio e instituciones a las que asisten nuestros hijos.

Muchos padres evitan dar a conocer esta información, por temor a ser juzgados respecto de su higiene, o cuestiones similares, y permiten que sus hijos sigan asistiendo. Esto es un error demasiado grave, ya que si su hijo se contagió, al estar con otros niños, el se transforma en portador.

Cuando detectamos la presencia de piojos y liendres en nuestros chicos, debemos avisar al colegio, para que los restantes padres sean notificados, y cada uno tome las medidas de control y cuidados, para que la plaga no se expanda. Si hay un compromiso fiel de todos los padres por cuidar la salud de sus hijos, en muy pocos días pueden ponerle fin a este asunto.

Imagen relacionada

Consejos para eliminar los piojos cuando ya existe el contagio

Si con las medidas de prevención, no se logra evitar la aparición de estos, entonces vendrá el proceso de cuidados y medidas para erradicarlos. A continuación solo nombraremos algunos aspectos, quizás los más conocidos, pero vale la pena recalcarlos.

1 – Tratamiento químico: Existen varios productos que se pueden adquirir en farmacia, en cuyo caso, debemos seguir las indicaciones de cada uno.

Si la infección no se trata a tiempo, puede resultar necesario visitar a un médico o especialista, ya que pueden existir daños en la piel, que requieran tratamientos complejos.

2 – Cuidado de las telas: Confirmada la existencia de estos parásitos en nuestra casa, debemos separar la ropa, toallas, sábanas y frazadas de la persona que lo sufre de las del resto, ya que por un plazo de hasta 48 horas, los piojos y hasta una semana las liendres, pueden sobrevivir alejados del cuerpo humano, y traspasarse de una persona a otra por esta vía.

3 – Utilizar Liendrera: La liendrera es un peine específico para estos casos que se puede conseguir en cualquier farmacia, el cual debe utilizarse con paciencia, y de forma pausada en poco pelo, para poder remover todos los huevos que hubiese entre el pelo. Esto suele hacerse después del tratamiento químico, y es bueno hacerlo durante los días subsiguientes al tratamiento principal.

4 – Otros cuidados: Durante los primeros días, luego del tratamiento, debemos evitar que nuestros hijos asistan a lugares concurridos, ya que bien podrían contagiar a otros, o volverse a contagiar.

Es fundamental que no se comparta ropa de ninguna clase. Esto ya lo hemos mencionado, pero es imprescindible.

Mantener una higiene constante en las manos de los niños. Al rascarse por la comezón producida por los piojos, podrían lacerarse o lastimarse la piel, de modo que las manos deben estar desinfectadas, en la medida de lo posible.

Mantener una limpieza diaria con desinfectantes en los ambientes comunes del hogar. También es un concepto repetido, pero hará una gran diferencia.

Para concluir, la clave de este proceso es la paciencia. Nuestros hijos no pueden evitar el contagio, y una actitud alterada no hará que los piojos huyan. Tomemos los recaudos que podamos, y si no se puede evitar, adoptemos una postura de calma, haciendo las cosas de forma correcta a cada paso del proceso de desinfección.

Fuentes:
. Joaquina Dueñas. «Piojos: cinco consejos para evitarlos y siete para eliminarlos». http://bit.ly/2VrDod4
. Head Lice Prevention & Control. «How to Help Prevent and Control the Spread of Head Lice». http://bit.ly/2H4Xc1O

Tags:

About the Author

The Author has not yet added any info about himself