X

Latest News

¿Existe forma de curar la tartamudez?

La tartamudez posee, al igual que muchas otras afecciones, diferentes grados de gravedad, y es por eso que comenzaremos por definir esto:

Tipos de tartamudez:

1. Disfemia tónica: Se trata de un subtipo de tartamudez en la que el problema es la existencia de un bloqueo al comenzar el discurso, sufriendo un espasmo al iniciar la conversación que tras un esfuerzo intenso permite la expresión.

2. Disfemia clónica: Este subtipo de tartamudez se caracteriza por la presencia de leves contracciones musculares que provocan la repetición de sonidos o sílabas enteras durante el discurso.

3. Disfemia mixta: Se trata de una combinación de las dos anteriores, apareciendo dificultades iniciales a la hora de comenzar el discurso y repeticiones derivadas de contracciones musculares involuntarias.

Ahora bien, estas manifestaciones tienen un origen, pero a diferencia de otras discapacidades o enfermedades, la tartamudez no conoce un punto de inicio específico, sino que hay múltiples elementos que podrían desencadenarla.

Las causas de la tartamudez o trastorno de la fluidez han sido exploradas y discutidas a menudo, siendo hoy en día la opinión mayoritaria que la etiología de este trastorno de la comunicación se encuentra en factores tanto biológicos como ambientales. Se ha observado que existen factores psicológicos de gran relevancia para su aparición y mantenimiento, pero también se han especulado y analizado la presencia de alteraciones en el funcionamiento cerebral.

En lo que se refiere a aspectos biológicos y constitucionales se ha vinculado la tartamudez al resultado de la competición de la actividad entre los hemisferios cerebrales durante el desarrollo. Muchas personas con tartamudez presentan una dominancia del hemisferio derecho en lo que respecta al lenguaje, además de que se ha comprobado que presentan un leve lapso entre el tiempo que tardan en decidir a hablar y la respuesta motora que lo permite. También existen anomalías en el fascículo arqueado, una región cerebral vinculada al lenguaje.

Por otro lado, a un nivel más psicológico y ambiental, se puede observar la presencia de un condicionamiento en estos niños y adultos, debido a las repercusiones en forma de burlas o recriminaciones ante sus dificultades. Esto provoca la presencia de un nivel elevado de ansiedad y frustración si no es capaz de corregirlo, lo que a la vez generará una menor fluidez y una acentuación de las dificultades. Si bien no se considera la causa del problema, sí puede mantener y cronificar el problema.

¿Cómo se trata el tartamudeo?

Aunque actualmente no existe una cura para el tartamudeo, hay una variedad de tratamientos existentes. La edad de la persona, los objetivos de comunicación y otros factores deciden el tipo de tratamiento. Si usted o su hijo tartamudean, es importante que consulten a un patólogo del habla-lenguaje para decidir los mejores tratamientos.

Tratamiento para los niños

Si los niños son muy pequeños, empezar el tratamiento pronto puede evitar que el tartamudeo del desarrollo se convierta en un problema que les dure toda la vida. Hay estrategias que pueden ayudar a los niños a mejorar la fluidez al hablar, al mismo tiempo que les ayudan a desarrollar actitudes positivas con respecto a la comunicación. 

Por lo general, los profesionales de la salud recomiendan que se evalúe un niño si ha tartamudeado por tres a seis meses, si muestra otros síntomas de esfuerzo asociados con el tartamudeo o si el tartamudeo u otros trastornos de comunicación tienden a darse en la familia. Algunos investigadores recomiendan que se le evalúe al niño cada tres meses para saber si el tartamudeo está aumentando o disminuyendo. A menudo, el tratamiento requiere enseñarles a los padres formas de apoyar la fluidez en el habla de su hijo. Se puede animar a los padres a:

• Ofrecer un ambiente relajado en el hogar que permita muchas oportunidades para que el niño hable. Esto incluye dedicar un tiempo para hablar unos con otros, especialmente cuando el niño está animado y tiene mucho que decir.

• Escuchar con atención cuando el niño habla y concentrarse en el contenido del mensaje, en lugar de responder a cómo lo dice o interrumpir al niño.

• Hablar en una forma un poco más lenta y relajada. Esto puede ayudar a que el niño no se sienta tan apurado.

• Escuchar atentamente cuando el niño habla. Esperar a que diga la palabra que tiene en mente. No terminar las frases del niño. Además, ayudar al niño a que aprenda que una persona se puede comunicar bien aun cuando tartamudea.

• Hablar en forma abierta y franca con el niño si él saca el tema del tartamudeo. Permitir que el niño sepa que no importa si ocurren algunas interrupciones en el habla. 

La terapia para el tartamudeo

Muchas de las terapias actuales para los adolescentes y adultos que tartamudean se concentran en tratar de ayudarles a aprender cómo minimizar el tartamudeo al hablar. Por ejemplo, tratar de hablar de forma más lenta, ajustar cómo respira la persona o avanzar poco a poco de responder con palabras de una sola sílaba a palabras más grandes, y frases más complejas. La mayoría de estas terapias también tratan la ansiedad que una persona que tartamudea pueda sentir cuando tiene que hablar.

El tratamiento con medicamentos.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) no ha aprobado ningún medicamento para el tratamiento del tartamudeo. Sin embargo, se han usado algunos medicamentos para tratar el tartamudeo que han sido aprobados para tratar otros problemas de salud, como la epilepsia, la ansiedad o la depresión. Estos medicamentos a menudo tienen efectos secundarios. Por eso, puede resultar difícil usarlos durante mucho tiempo.

Los aparatos electrónicos

Algunas personas que tartamudean usan aparatos electrónicos para ayudar a controlar la fluidez. Por ejemplo, un tipo de aparato se introduce dentro del oído, en forma muy similar a un audífono. Este aparato reproduce digitalmente en el oído una versión un poco alterada de la voz de quien lo usa. De este modo, suena como si estuviera hablando al mismo tiempo con otra persona. 

Los aparatos electrónicos pueden ayudar a algunas personas a mejorar la fluidez en relativamente poco tiempo. Se requieren investigaciones adicionales para determinar cuánto tiempo pueden durar esos efectos y si las personas realmente pueden usar fácilmente estos aparatos y beneficiarse de ellos en situaciones de la vida real. Por estos motivos, los investigadores siguen estudiando la eficacia a largo plazo de estos aparatos.

Los grupos de autoayuda

Muchas personas consideran que logran sus mejores avances a través de una combinación de terapia y estudio personal. Los grupos de autoayuda ofrecen a las personas una forma de encontrar recursos y apoyo mientras enfrentan los desafíos del tartamudeo.

Aspectos a tener en cuenta a la hora de tratar un caso.

La fluidez del habla puede entrenarse de forma que se reduzca en gran medida la presencia de la tartamudez. La logopedia puede resultar de gran ayuda, especialmente si se aplica con programas en los que se reduzca la necesidad de acelerar el discurso (debido a la anticipación de problemas muchos sujetos tienden a acelerar su discurso cosa que suele provocar que cometan errores) y el nivel de tensión y ansiedad.

Es importante tener en cuenta que la presencia de burlas y críticas pueden resultar perjudiciales, ya que fomentan un aumento de la tensión del sujeto y un más que probable empeoramiento de su comunicación. Los mismo ocurre si se les pretende apremiar para que hablen o completar las frases por ellos (error que muchos miembros del entorno suelen cometen a menudo).

De hecho y tal y como se ha mencionado anteriormente, la autoestima puede descender y provocar que el sujeto se vuelva retraído e inhibido, evitando la participación social y la vinculación afectiva con otras personas. Se contribuye con ello a que el trastorno empeore y se cronifique. El apoyo familiar y social, y la percepción de éste por parte del sujeto, es muy importante.


Referencias:
. American Psychiatric Association. (2013). Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales. Quinta edición. DSM-V. Masson, Barcelona.
. Tartamudez (disfemia): síntomas, tipos, causas y tratamiento –
Oscar Castillero Mimenza – Phd en Psicología General Sanitaria
. Tartamudez –
Julia K. Hartnett, – The Nemours Foundation.
. El tartamudeo – National Institute on Deafness and Other Communication Disorders (NIDCD) –
https://www.nidcd.nih.gov/es/espanol/el-tartamudeo 

Tags:

About the Author

The Author has not yet added any info about himself

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *